El Rosario

María, la Madre de Jesús, nos invitó repetidamente a rezar el Rosario durante sus apariciones en Lourdes, Fátima, Kibeho y también actualmente en Medjugorje. Con esta oración quiere acompañarnos en nuestro camino de fe hacia Jesús e interceder por nosotros ante Dios.

Hay pequeñas diferencias en el rezo del rosario en las distintas culturas. Lo fundamental es que al rezar se contemplen los llamados misterios. Son afirmaciones sobre la vida y la obra de Jesús. En España, cada decena comienza con el rezo de uno de los misterios. Luego se reza un Padre Nuestro, seguido de las diez Avemarías y finalmente el Gloria al Padre.

El rosario completo es una oración bastante larga, para la que no siempre hay tiempo suficiente en la vida cotidiana. Es mejor rezar pequeñas partes del Rosario que no empezar por falta de tiempo. Puedes rezarlo con plena devoción en la oración, así como en todo tipo de situaciones de la vida cotidiana que no requieran una concentración plena: mientras vas en el autobús o de camino al trabajo, en la sala de espera del médico, mientras paseas, en pequeños descansos entre trabajos....

Incluso con los niños, es aconsejable rezar sólo una pequeña parte. Incluso las personas que aún no están familiarizadas con el rezo deberían empezar con una sola década, eso es suficiente. Dios no quiere una actuación por nuestra parte que nos sobrecargue y nos lleve a no empezar a rezar. Quiere que aprendamos a acudir a él, y que lo hagamos con pequeños pasos. Quien reza con el corazón, un día querrá rezar más, porque siente la respuesta de Dios a sus oraciones y porque quiere cumplir el deseo de María. Necesita nuestra oración para poder trabajar en la tierra por nuestra libertad ante Dios.

En España es costumbre contemplar cuatro tipos de misterios, según el día de la semana, en el Rosario:

Los misterios gozosos (lunes y sábado):

1. La encarnación del Hijo de Dios
2. La visita de la Virgen a Santa Isabel
3. El nacimiento del Hijo de Dios
4. La presentación de Jesús en el templo
5 El Niño Jesús, perdido y encontrado en el Templo

Los Misterios Dolorosos (martes y viernes):
1. La oración de Jesús en el huerto
2. La flagelación de Jesús
3. La coronación de espinas
4. Jesús carga con la cruz en el camino al Gólgota
5. La crucifixión y muerte de nuestro Señor

Los Misterios Gloriosos (miércoles y domingo):
1. La resurrección del Hijo de Dios
2. La Ascensión del Señor al cielo
3. La venida del Espíritu Santo
4. La Asunción de la Madre de Dios
5. La Coronación de la Santísima Virgen

Los Misterios Luminosos (jueves):
1. El bautismo de Jesús en el Jordán
2. La auto-revelación en las bodas de Caná
3. El anuncio del reino de Dios invitando a la conversión
4. La transfiguración
5. La institución de la Eucaristía

 

Cómo rezarlo:

Comenzamos haciendo la señal de la Santa Cruz.

"En el signo de la Santa Cruz, líbranos de nuestros enemigos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".

Rezamos el Acto de Contrición o Credo de los Apóstoles.

"Mi Señor Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, mi Creador, mi Padre y mi Redentor. Porque Tú eres quien eres, bondad infinita, y porque te amo por encima de todas las cosas, me duele de todo corazón haberte ofendido. También me pesa que puedas castigarme con los tormentos del infierno. Con la ayuda de tu divina gracia, me propongo firmemente no volver a pecar, confesarme y cumplir la penitencia que se me imponga. Amén".

Confesión de fe:

"Creo en Dios Padre, el Todopoderoso, el Creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por el poder y la gracia del Espíritu Santo, nació de la Virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, murió y fue sepultado, descendió a los infiernos, resucitó al tercer día, subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de la carne y en la vida eterna. Amén".

En cada decena rezamos: el misterio correspondiente, el "Padre Nuestro", diez "Avemarías" y el "Gloria al Padre".

El "Padre Nuestro" fue introducido al inicio. El Ave María dice:

"¡Ave María, llena de gracia, el Señor está contigo! Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de la muerte. Amén".

El "Gloria al Padre" se lee:

"Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, así es ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén"

La oración termina con las palabras:

"Ave María, purísima, concebida sin pecado. María, Madre de la gracia, Madre de la misericordia. Protégenos en la vida y en la muerte, Nuestra Señora. Amén".

Al final de las cinco décadas, se siguen rezando las letanías de la Virgen, que se incluyen en los libros de oraciones.

Al final, se reza:

„Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo / Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo / Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo / Ten piedad de nosotros“.

„Ruega por nosotros, santa Madre de Dios, para que seamos dignos de obtener las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Te rogamos, Señor, que nos concedas, a tus siervos, la salud eterna del alma y del cuerpo, y que, por la gloriosa intercesión de la Santísima Virgen María, nos liberes de nuestros sufrimientos actuales y nos hagas felices para siempre. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén“.

También es costumbre rezar por las intenciones del Santo Padre: un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria al Padre.

Oración de clausura: „Ave María, purísima/ sin pecado concebida“.

 

Muchas personas de todo el mundo rezan el rosario no en la iglesia, sino en la vida cotidiana, en los momentos en que tienen tiempo para pensar en Dios. Aunque a menudo se dispone de poco tiempo para ello, las partes rezadas del rosario son regalos de tiempo a Dios y se recorre el camino de la vida junto a María durante este tiempo. Además de las cuatro meditaciones conocidas, también hay otras meditaciones que pueden insertarse en la oración. Suelen ser maravillosamente adecuadas si se quiere rezar especialmente por ciertas personas o ciertas intenciones. A continuación se presentan algunas de estas misterios:

Misterios de reconciliación
- Jesús cumplió la voluntad del Padre en su vida
- Jesús nos mostró el camino hacia el Padre a través de su vida
- Jesús nos da el poder de reconciliar
- Jesús nos llama a seguirle
- Jesús bendice nuestros esfuerzos

Misterios de la salvación
- Jesús cura a los enfermos
- Jesús perdona los pecados
- Jesús nos da su paz
- Jesús nos dio a María como madre
- Jesús nos ha redimido

Misterios de la confianza
- Jesús quiere acompañarnos en la vida cotidiana
- Jesús espera que confiemos en él
- Jesús está dispuesto a ayudarnos
- Jesús nos ama incondicionalmente
- Jesús nos fortalece cuando damos testimonio

Misterios del consuelo
- Jesús reina como Rey del cielo y de la tierra
- Jesús vive y trabaja en su Iglesia
- Jesús vendrá de nuevo en la gloria
- Jesús juzgará a los vivos y a los muertos
- Jesús lo logrará todo

página anterior siguiente página