Maria Stella Matutina
Sr. Rebekah Marie Maria Stella Matutina

Dios provee

Soy monja en una nueva comunidad contemplativa internacional. La tarea de las comunidades religiosas contemplativas es rezar por las intenciones de la Iglesia y del mundo. Esto es diferente de otras comunidades religiosas cuya tarea es trabajar apostólicamente y comprometerse en diversas áreas de la sociedad (enseñanza, predicación, trabajo con jóvenes, cuidado de enfermos y ancianos, atención pastoral, etc.) En nuestra comunidad, las Hermanas de María Estrella de la Mañana ("María Stella Matutina"), tratamos de vivir de la providencia de Dios. Esto significa que confiamos en que Dios nos proporcionará todo lo que necesitamos para cada día. Cuando muchas hermanas viven juntas, se convierte en un verdadero acto de confianza en la ayuda y la providencia de Dios, una confianza que nunca ha sido defraudada.

Ya tuve una gran experiencia de la providencia de Dios cuando viví en uno de nuestros conventos en Holanda. No teníamos mucho dinero y tratábamos de no comprar comida, sino de recibirla. Sin embargo, hubo una semana en la que no tuvimos fruta. Así que fui a comprar suficiente fruta para 12 hermanas para una semana. (12 x 2 cada día durante 6 días: ya que ayunamos los viernes = 144). ¡Eso era mucho! Me preocupaba el precio. En el mostrador de la fruta, una señora a la que nunca había visto antes me sonrió y, al marcharse, me puso en la mano un billete de 20 euros sin mediar palabra. (Menos mal, porque mi holandés era limitado). Cuando llegué a la caja para pagar, todo salió bien y la cuenta ascendió exactamente a 20 euros. No podía creerlo. Salí de la tienda sin haber gastado nada. Dios me mostró cuán exacto es su cuidado por nosotros. Esto era sólo una pequeña cosa material. Pero pronto iba a mostrar la exactitud de su providencia en algo mucho más grande....

Cuando llegamos al Reino Unido en 2015 para abrir un nuevo monasterio, comenzamos en la Diócesis de Portsmouth. Allí se nos proporcionó una rectoría en la que vivir mientras nos poníamos a buscar un monasterio adecuado para nosotras. Pasaron cuatro años sin que encontráramos nada adecuado. Entonces, cuando nuestra superiora vino para su visita anual, nos dijo que si no podíamos encontrar algo para septiembre, tendríamos que poner fin a nuestra misión en el Reino Unido. ¡Qué desastre! Habíamos buscado por todas partes en la diócesis de Portsmouth y no había nada adecuado. Así que pedimos ayuda a Dios y empezamos a buscar en otros lugares. Esa misma tarde, domingo de la Divina Misericordia, escribimos a un amigo sacerdote de la vecina diócesis de Plymouth para preguntarle si había allí algún convento vacío y si su obispo estaría dispuesto a acogernos. La respuesta positiva llegó casi inmediatamente.  Y sorprendentemente, sólo dos meses después, en la fiesta de la Visitación, visitamos por primera vez la casa que iba a ser nuestro nuevo hogar. Dios provee perfectamente. Era exactamente el monasterio que habíamos soñado: un monasterio construido especialmente para la vida contemplativa, rodeado de un hermoso paisaje costero y con fuegos de leña para los fríos días de invierno. No podríamos haber deseado más. Y sólo dos meses después de esa visita, nos mudamos. Cuando Dios quiere algo, lo hace rápidamente.  Todas las dificultades que habíamos temido desaparecieron.

Image: Imagen para la entrada: Dios provee

Pero aún más asombroso es cómo la providencia de Dios se mostró para mí personalmente a través del regalo de nuestro nuevo monasterio.

Este convento resultó ser el mismo lugar al que llegué cuando era una niña de seis años para convertirme en monja. No sé por qué quería ser monja a los seis años, ni puedo entender por qué mi padre pensó que un fin de semana para elaborar este deseo le vendría bien a una niña tan pequeña. Pero, sorprendentemente, a los 32 años, Dios me devolvió al lugar donde había comenzado mi camino vocacional, aunque entonces, después de ese fin de semana, había decidido que ser monja no era para mí. Además, ¡incluso había dejado el Reino Unido a los veinte años para unirme a una nueva comunidad religiosa en el extranjero! Sin embargo, aquí estoy, justo donde empecé.

Dios nunca deja de sorprenderme. A veces me había preguntado: ¿hice la elección correcta? ¿He oído bien lo que el Espíritu Santo me pedía? ¿He tomado el camino correcto? ... Con esta hermosa señal, ya no puedo dudar, pues veo cuán perfectamente me ha guiado Su providencia. Así que exactamente.

Image: Imagen para la entrada: Dios provee

Otra faceta de la providencia es que este es también mi lugar favorito. Durante mi juventud, venía aquí con mi familia de vacaciones y se convirtió en nuestro lugar favorito. Cuando añoraba mi comunidad en el extranjero, como novicia nostálgica, incluso me imaginaba que estaba allí, en Lynton, oliendo el aire del mar....

Dios es tan gentil con nosotros... Y también con nuestra familia. Justo antes de salir de casa para unirme a mi comunidad religiosa en el extranjero, mi padre, preocupado por la posibilidad de no volver a verme y de que nunca visitara nuestro lugar favorito, organizó un fin de semana sorpresa y nos llevó a todos a Lynton. Luego, 13 años después, cuando nos mudamos a nuestro nuevo monasterio en Lynton, tuve la alegría de decirle: "¡Mira, papá, Dios me ha traído a nuestro lugar favorito!"

¡Qué perfectos son sus caminos! ¡Qué bonito! Es el mejor de los padres. No sólo nos proporciona lo que necesitamos, "el pan de cada día", sino que también quiere satisfacer los deseos de nuestro corazón.... Qué regalo vivir en mi lugar favorito. Doy gracias al Señor, porque es bueno.

www.marymorningstar.co.uk

Image: Imagen para la entrada: Dios provee
Overwiev